Matarranya | Qué Hacer, Qué Ver y Qué Comer

Con sus pintorescos pueblos bañados por la luz del sol, sus campos de olivos y la viñas que se extienden en centenares de terrazas, la Matarraña invita a comparaciones con la Toscana. Pero a diferencia de su contrapartida italiana y, por suerte, este rincón tremendamente bien conservado de Aragón aún se encuentra fuera de las rutas turísticas más masificadas.

Las cabras montesas aún pasean por los escarpados peñascos de los puertos de la comarca y las villas de origen medieval parece que han quedado congeladas en otro tiempo.

Y, aunque pueda parecer un entorno salvaje, lo cierto es que llegar a la Matarraña es tremendamente fácil, con el aeropuerto más cercano a tan solo 1 hora y media de distancia.

Qué Hacer

Caminar, ir en bicicleta o montar a caballo a través de las imponentes gargantas del parque nacional de los Puertos de Beceite, parando para refrescarse en alguna de las muchas piscinas cristalinas y naturales que se encuentran a lo largo del río Matarraña.

Qué Ver

Explorar las bonitas ciudades de Valderrobres, Calaceite o La Fresneda y visitar los yacimientos prehistóricos de Calaceite o las pinturas rupestres de Cretas y Beceite además de poder ver a los buitres en su hábitat natural mientras se alimentan.

Qué Comer

Aragón es famoso por sus jamones curados, su aceite de oliva, sus maravillosos quesos de cabra y su buen vino. Todo esto y más podrás encontrarlo en el Restaurante de La Parada del Compte.